DEJANOS TU MENSAJE

Con Diego Azar, Guido Moggia y Estaban Fernández, el automovilismo volvió a las pistas

Los pilotos del Top Race y Fórmula Renault 2.0 fueron los encargados de abrir la temporada de pruebas en el autódromo Oscar y Juan Gálvez de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

Diego Azar recorre la curva de la confitería con su Chevrolet Cruze.

Diego Azar, piloto de Top Race, Guido Moggia y Esteban Fernández, ambos corredores de la Fórmula Renault 2.0, fueron los encargados de abrir el telón para la practica deportiva del automovilismo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Toda las pruebas se llevan a cabo en el autódromo Juan y Oscar Gálvez.

Azar realizó los entrenamientos con su propio equipo de Top Race: Azar Motorsport. El hombre de Del Viso giró con su Chevrolet Cruze y Guido Moggia lo hizo a bordo del Mercedes Benz que utiliza Franco Girolami.

Pero no estuvieron solos en la pista. También se sumó el equipo de Ulises Armelini, el DTA Team, con el auto del Súper TC 2000 que utiliza Girolami. El Fiat Cronos fue conducido por Esteban Fernández, actual piloto de la Fórmula Renault 2.0.

Diego Santilli, Vicejefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, siguió de cerca la actividad del automovilismo.

Además de la actividad en pista, las diferentes autoridades de la Ciudad de Buenos Aires y del automovilismo se acercaron al Gálvez para ver la vuelta de la segunda pasión de los argentinos.

Juan María Traverso, piloto reconocido del deporte motor y actual presidente de la Asociación Argentina de Volantes (AAV) dijo: «En nombre de la Asociación Argentina de Volantes le agradezco a Diego Santilli y a la gente del Automóvil Club Argentino (ACA) porque con mucho esfuerzo estamos poniendo en marcha muy suavemente el automovilismo».

Además el hombre de Ramallo señaló que «esta puesta en marcha del automovilismo le da nuevamente trabajo a decenas de miles de familias. Estoy contento porque este es mi mundo».

Durante toda la jornada se llevó el control permanente de capacidad, distanciamiento y desplazamiento dentro del predio, con un límite de 16 autos por turno. Todos los equipos trabajaron dentro de las burbujas y no estuvieron en contacto con el resto de los protagonistas presentes en el «Coliseo Porteño», que de esta manera volvió a tener ruido de motores.

La idea del Gobierno de la Ciudad es poder llevar a cabo, durante dos a cuatro semanas, estas pruebas y luego poder empezar a disputar los calendarios estipulados por cada una de las categorías de nuestro país.

 87 total views,  3 views today

Comentários no Facebook