DEJANOS TU MENSAJE

El Gobierno intenta acelerar el acuerdo con el FMI: los vencimientos hasta marzo superan las reservas disponibles

El Gobierno cree que las próximas 3 semanas serán clave para lograr un principio de entendimiento que permita aliviar las acotadas reservas del Banco Central. Cómo pesan la carta de Cristina Kirchner y el gesto del Papa Francisco para Martín Guzmán.

El Gobierno intenta acelerar el acuerdo con el FMI: los vencimientos hasta marzo superan las reservas disponibles

El ministro de Economía Martín Guzmán junto con el presidente Alberto Fernández.

El Gobierno entró en tiempo de descuento para cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para reprogramar la deuda de US$44.000 millones que tiene con el organismo. Se produce en momentos en que las reservas internacionales del Banco Central se ubican por debajo de los vencimientos que el país tiene que afrontar hasta marzo, según estiman distintos economistas.

Las negociaciones con el staff técnico se aceleraron y tienen una ventana de 20 días antes del receso por las fiestas de fin de año en el Fondo. Antes de la Navidad se estima se reunirá el directorio ejecutivo del FMI.

En esa instancia, no solo se puede definir la suerte del acuerdo con el país sino también analizará el pedido local y que recogió el G20 de revisar las sobretasas que cobra a los países como la Argentina. Para el 22 de diciembre, en tanto, vence la segunda cuota de capital del préstamo, por cerca de US$1900 millones, que el Gobierno aseguró pagará con los “fondos pandemia” girados por el FMI en agosto último.

Martín Guzmán inicia una semana clave hacia el acuerdo

Por lo pronto, el ministro de Economía, Martín Guzmán, seguirá en los próximos días con contactos permanentes con Washington. El objetivo es doble: avanzar en la mayor cantidad de entendimientos posibles para incluir en el programa económico plurianual que se presentará “en los primeros días de diciembre” ante el Congreso, según prometió el presidente Alberto Fernández tras la derrota que el oficialismo sufrió en las elecciones 2021.

El proyecto, del que solo se sabe contendrá metas macroeconómicas para los próximos años (déficit fiscal, inflación, dólar, tarifas de los servicios públicos, PBI, empleo, salarios, exportaciones, entre otros), podría llegar al Congreso hacia el martes 7 de diciembre. La intención oficial es que el Poder Legislativo avale el plan con “los avances” que se tengan con el FMI.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, agradeció al papa Francisco por haberlo nombrado en la Academia de las Ciencias Sociales del Vaticano.

En esa línea apareció la carta de la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien remarcó que el Presidente es el responsable de la negociación con el FMI y en la que llamó a los dirigentes opositores a “hacerse cargo” de la deuda contraída en la gestión de Mauricio Macri.

Para cumplir con los plazos previstos, el funcionario apunta a lograr en los próximos días que el Fondo acepte que el nuevo programa le permita crecer a la Argentina para poder pagar, como reiteró la semana pasada.

La negociación apunta a un plan de facilidades extendidas, a 10 años con algo más de 4 de gracia, con lo que el país comenzaría a pagar hacia 2026. Aunque está pendiente si habrá o no reducción de la sobretasa.

Guzmán tuvo un apoyo, para muchos impensado, de parte del papa Francisco, quien lo nombró como integrante a Academia Pontificia de Ciencias Sociales del Vaticano “por sus competencias y su integridad moral”.

Las reservas del BCRA en el centro de la atención y preocupación del Gobierno

Con un cepo más reforzado, tras la prohibición de financiar en cuotas los gastos turísticos en el exterior, el Banco Central (BCRA) da cuenta de que los dólares no alcanzan para todos los frentes, coinciden distintos economistas.

La medida se justificó en dos frentes: la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti, dijo que responde a la necesidad de acordar con el FMI. mientras el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, planteó que la intención apunta a que los dólares disponibles se vuelquen a la producción, que requiere de insumos importados para mantener la reactivación.

Según cálculos de la consultora Ecolatina, las reservas disponibles se ubicarán hacia fin de año por debajo de US$4000 millones, contemplando el oro (90% del total) y excluyendo DEGs (los derechos especiales de giro que otorgó el organismo como parte de su asistencia a sus socios para salir de la pandemia) y el pago de US$1900 millones al Fondo.

Ese nivel está por debajo de los vencimientos programados entre enero y marzo, que suman cerca de US$5000 millones hasta mediados de ese mes y que se amplían otros US$1900 millones para el 31 de marzo, cuando si no hay nuevo entendimiento vence el plazo dispuesto por el Club de Paris.

Argentina enfrenta los siguientes vencimientos de deuda en moneda extranjera entre diciembre y marzo.

9 de enero vence un cupón de intereses de los bonos del canje (acreedores privados)por US$690 millones;
Dos pagos al FMI (uno en enero y otro en febrero) por casi US$ 1000 millones.

Fines de febrero, US$195 millones al Club de París por la postergación del vencimiento que operaba en mayo de 2021.

En marzo, US$2901 millones al FMI.

También en marzo, US$1900 millones al Club de París (por el pago no hecho en mayo, aunque este monto podría reprogramarse si hay acuerdo con el FMI).

¿Puede el FMI darle un perdón o postergar el vencimiento de diciembre si avanza la negociación?

El ministro Guzmán negó a principios de noviembre que se buscara un perdón (waiver) por parte del FMI que le permitiera postergar el vencimiento de diciembre y ratificó que para ese compromiso se usarán parte de los DEG que depositó el FMI en agosto pasado. La primera cuota, en septiembre, se canceló con el mismo mecanismo.

En general, los waivers deben ser aprobados por el directorio ejecutivo del Fondo, integrado por las principales naciones del G7, y apuntan a “perdonar” desvío en las metas acordadas con entre el país deudor y el organismo, no así de los pagos.

Pero algunos analistas creen que se podría lograr lo que se denomina standstill, un convenio entre partes que permite al deudor comprometerse a no caer en default, a la vez que el acreedor no reclama los pagos hasta que concluyan las tratativitas y haya acuerdo final.

Otra de las opciones que baraja el mercado es un principio de acuerdo, sobre las variables macro, las metas y los plazos antes de fin de año, y uno total en las primeras semanas de 2022 y que implique nuevos desembolsos de dólares, incluido el pago hecho en diciembre como muestra de buena voluntad.

En paralelo, el Gobierno avanza en negociaciones con otros organismos internacionales y naciones para fortalecer las líneas de financiamiento y reforzar las reservas también con los DEG que países como Portugal o España no utilizarán, aunque esos fondos llegarían hacia el próximo otoño austral si el FMI aprueba la cesión.

Comentários no Facebook

x

Check Also

Reclamar o reprogramar: las alternativas de las agencias ante los cambios para entrar a España

Reclamar o reprogramar: las alternativas de las agencias ante los cambios para entrar a España

La ...

Powered by Live Score & Live Score App