DEJANOS TU MENSAJE

Expediente Maradona: la reflexión de Sandra Borghi sobre la muerte del diez después de un nuevo documental de investigación

23/04/2021 – 11:45

Los 22 tomos, de 400 páginas cada uno, y los más de 19 mil audios, me hablaban de que, efectivamente, detrás de la muerte que conmocionó al mundo había mucho más.

Lo primero que vi cuando abrí el expediente fue esto:

Talla aproximada: 1,65 m.

Peso aproximado: 85-95 kg.

Ojos color: marrones.

Cabellos: oscuros, entrecanos, cortos.

Nariz: mediana.

Boca: grande.

La lectura de autopsia me rompió la cabeza, como tantas otras a lo largo de mi carrera, pero ésta me remitió a mi propia historia, a mi infancia, a mi papá, a mis amigos del colegio, a mi hermano… A la vida de todos los argentinos.

Era el cuerpo de Dios. La descripción más triste y real de Diego Armando Maradona, como nadie lo quería ver. O, mejor dicho, como nadie lo quería leer.

“En la región pectoral izquierda, tatuaje con la leyenda ‘perra’; rostro del Che Guevara con la leyenda ‘che’, en la cara externa del brazo derecho; tatuajes con la leyenda ‘Gianinna mi vida’ en región ventral del antebrazo derecho; cruz en cara interna del brazo derecho, donde subyacente se puede observar la leyenda ‘Rocío’”.

“Tatuaje con la leyenda ‘Benjamín’ en cara externa del tercio superior del antebrazo derecho, tatuaje de un corazón en la cara interna de la muñeca derecha, cicatriz quirúrgica longitudinal de antigua data en cara anterior de la rodilla derecha, tatuaje de busto de Fidel Castro con firma en la cara posterior interna de la pantorrilla derecha, cicatriz tatuaje de figura de dragón en la cara externa del tercio superior del brazo izquierdo, tatuaje leyenda ‘Jana’ en la cara externa del brazo izquierdo”.

“Figura del rostro de Cristo en la cara interna del brazo izquierdo, tatuaje leyenda ‘Dalma mi vida’ en la cara interna del antebrazo izquierdo; cicatriz quirúrgica de larga data transversal en la cara anterior de la rodilla izquierda, cicatriz quirúrgica extensa en la cara externa e interna del tobillo izquierdo, tatuaje de una flor azul con leyenda ‘Tota, te amo’, en la región escapular izquierda y tatuaje leyenda ‘Dieguito’ en línea media de la región dorsal infraescapular.

Cada señal y cada huella, me golpeaban el corazón. Se trataba del ídolo más grande de todos los tiempos. No podía dejar de pensar en el médico que hizo la autopsia, en el primero que entró a la habitación y lo vio muerto; en el primer policía que llegó a la casa y ratificó su muerte. Tampoco en todas y cada una de las personas que pasaron por la vida de Diego en el último tramo.

¿Qué hay detrás de la muerte del ídolo? (Foto: NA).

En ese momento decidí ir por más y contar sus últimos tres meses. Todos queríamos saber qué había pasado y solo unos pocos habían empezado a levantar su voz.

Hablé con el Director General de Noticias de Artear, Ricardo Ravanelli, y decidimos ir a fondo con al investigación. Designó a un grupo de excelente profesionales para que trabajemos en equipo (Francisco Anselmi, Juan Lombardero, Manuel Jove, Cecilia Di Lodovico, Francisco Carrega, Luana Viera, Federico Gandolfi, Juan Pablo Chávez y Agustín Beltrame). Y allá fuimos: en busca de la verdad.

Nos repartimos las tareas, bajo la coordinación de Fausto Jaime, el productor que llevó a cabo las investigaciones más destacadas de eltrece. Cada uno tenia un rol asignado y una tarea por delante, todos con el entusiasmo y la inquietud de siempre, pero con la pasión de saber, que se trataba del más grande, el más admirado, el más controvertido, el más amado, el más aplaudido… En resumen: Diego Maradona, el mejor jugador de la historia.

La causa de muerte fue para mí, el punto de inflexión. El excapitán de la Selección murió por un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada”. Presentaba, además, miocardiopatía dilatada, una afección que había sido detectada en el pasado. Pero nadie cuido su corazón, nadie atendió su inflamación. Y si todo esto pasó, es porque alguien no miró bien o no quiso hacerlo.

El caso cada vez me dolía más. Tomé contacto con muchos de los que pasaron por la vida el Diez en el capítulo final de su historia. No todos quisieron hablar, pero sí todos coincidieron en algo que me rompió el corazón: “A Diego le faltó amor” .

Duele decirlo, es raro hasta escribirlo, pero fue así. No porque no se lo hayan querido dar o porque no hubiera gente que lo amara, sino porque no los dejaban llegar a él, porque lo aislaron, porque le cambiaban el chip del teléfono para que no recibiera llamadas, porque bloqueaban a todos los que se podían convertir en un obstáculo en su plan, porque le hacían creer que era lo mejor para él y, al resto, que Diego no los quería ver. Al punto de que solo se encontraron solo unos cuatro mensajes en cada uno de sus celulares.

Así murió: solo y abandonado. Me atrevería a decir, también, preso de su propio entorno. ¿Por qué? Deberá decirlo la Justicia.

Perdón, a mí también me duele, pero ya saben: nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Hoy, mirando hacia atrás, me pregunto una y mil veces, cuánto supo Diego de todo esto, ¿Qué sintió?, ¿Qué pudo hacer? Y peor: ¿murió creyendo que estaba solo? ¿Se abandonó? ¿Se dejó morir? ¿Se cansó de vivir ? O, por el contrario, ¿será que vivió siete vidas en una y ya era su momento?

Comentários no Facebook

x

Check Also

Caseros: apareció un nuevo video del asesinato del subcomisario y hay tres detenidos

Caseros: apareció un nuevo video del asesinato del subcomisario y hay tres detenidos

Tres jóvenes fueron detenidos este miércoles por el crimen del subcomisario. Tres jóvenes fueron detenidos este miércoles como sospechosos del ...