DEJANOS TU MENSAJE
Ultimas Noticias

Tiene 20 años, a los seis se sacó una foto con Nadal y ahora lo enfrentará en Roland Garros

Sebastian Korda nació en Estados Unidos en el 2000. Su padre fue N°2 del mundo y su madre estuvo en el Top 100. Una historia de generaciones que se unen en el máximo nivel.

Por: La Redacción.

Sebastian Korda.

“Si juego contra Rafa seré el hombre más feliz del mundo”, aseguró el estadounidense Sebastian Korda, que pocos minutos después de pronunciar esa frase vio cómo Nadal se convertía en su rival en octavos de final de Roland Garros.

El jugador de 20 años aseguró que incluso le puso a su gato el nombre de Rafa, como muestra de la admiración que tiene por el español.

“Es mi ídolo absoluto. Es una de las razones por las que juego al tenis, solo por verlo jugar. Es un competidor increíble. No abandona nunca en la pista. Trato de ser como él”, dijo el joven tenista tras derrotar al español Pedro Martínez por 6-4, 6-3 y 6-1.

Y eso que Korda tiene muchos espejos en los que mirarse. Empezando por su padre, Petr, que se impuso en el Abierto de Australia en 1998, lo que lo propulsó al puesto de número 2 del mundo.

Y su madre, Regina Kordoba, que sin tener el palmarés de su marido, entre 1985 y 1993 completó cinco años dentro del top 100, jugó unos octavos de final del Abierto de Estados Unidos y representó a su país, Checoslovaquia, en los Juegos de Seúl.

El joven tenista, sin embargo, solo tiene ojos para el campeón español, que en dos días será su rival por su mayor gesta en el tenis, un puesto en los cuartos de final de Roland Garros.

Amante de los desafíos

Amante de los desafíos, Korda se divierte planteando retos a su entorno. Su entrenador, Dean Goldfine, que lo fue antes de Andy Roddick y Todd Martin, tendrá que pagar una primera apuesta: “Estábamos cenando a orillas del agua y le dije que si me clasificaba para el cuadro final de Roland Garros y llegaba a octavos tendría que pasar el río nadando. Dijo que sí y espero poder verlo”, aseguró.

Con sus tres triunfos en el cuadro final de París, al que llegó tras haber ganado los tres partidos de la fase previa, Korda asegura que tiene una deuda pendiente con su padre, que llegó en 1992 perdió la final de Roland Garros contra el estadounidense Jim Courier.

“Mi objetivo en la vida es ganar dos Grand Slam, para tener uno más que él”, bromeó el tenista.

Por el momento, su carrera se aceleró y tras el confinamiento provocado por la pandemia de coronavirus, los resultados llegaron en cascada.

En Cincinnati se clasificó para el cuadro final y en el Abierto de Estados Unidos, donde participó como invitado, disputó cuatro sets contra el joven prodigio canadiense Denis Shapovalov.

“Aquel partido me dio mucha confianza, me di cuenta de que podía jugar de igual a igual con tenistas de mucho nivel”, recuerda.

Sebastian Korda enfrentará a Rafael Nadal, su ídolo, en los octavos de final de Roland Garros 2020.

Talento precoz

Una fe que comenzó a sentirse también en Roland Garros, donde derrotó a su compatriota John Isner, cabeza de serie 21, lo que le convirtió en el primer tenista nacido en el siglo XXI en superar dos rondas en París.

Su victoria ante Martínez le convirtió en el primer octavofinalista de Roland Garros procedente de la fase previa desde que en 2011 lo hiciera el colombiano Alejandro Falla.

Korda vive en un ambiente creado por y para el deporte, aunque sus dos hermanas prefirieron el golf. La mayor, Jessica, de 27 años, no quiso jugar al tenis “porque no le gustaba sudar”, según Sebastian. Es la 22 del mundo y cuenta en su haber con torneos importantes, mediante los que acumula más de 5 millones de dólares de ganancias.

La pequeña, Nelly, que ahora tiene 22 años, siguió los pasos de su hermana mayor y ocupa el puesto número 2 del golf femenino, aunque por su juventud no se sabe dónde puede terminar.

Las dos ganaron el Abierto de Australia, el mismo que en tenis logró su padre y también el joven Sebastian, que se lo apuntó en júniors en 2018.

Lo hizo después de que optara por el tenis tras haber pasado años jugando al hockey: “Fue un día que acompañé a mi padre y a Radek Stepanek al Abierto de Estados Unidos en 2009. Hizo un partido magnífico. Al volver a casa dije: ‘Eso es exactamente lo que quiero hacer. El resto, ya lo ven”.

DEJANOS TU COMENTARIO

Powered by Live Score & Live Score App
A %d blogueros les gusta esto: